Traductor

12 de enero de 2008

Primera Escuela de Circo Urbano en Argentina.



Primera Escuela de Circo Urbano en Argentina.Corazón rojo





Primera Escuela de Circo Urbano 
(En Argentina.)
(Creada por Joaquín Baldín)
Historia. Bases y fundamentos para la Creación de la Primera Escuela de Circo Urbano
(Escrito en el año 1996 y redefinido en el año 2011 por su autor Joaquín Baldín.)

"EL CIRCO NO SOLO ES UN ESPECTÁCULO, ES TAMBIÉN UNA EXPERIENCIA,

ES COMO UN VIAJE POR NUESTRA PROPIA VIDA."

(Federico Fellini)



"Para que un arte pueda sobrevivir necesita una escuela"


(Annie Fratellini.)

"Tengo tantos hijos como artistas surjan de mi escuela, a ellos, les dedico mi vida"
(Jorge Luis Videla.)
(Director de la Escuela de Circo Criollo Hnos. Videla)
"El circo: Una forma de vida como tantas, elige el hombre.
El payaso es una forma de ser como tantas hay...el circo y el payaso simplemente se dedican a entregar felicidad en la tierra..."
(Joaquín Baldín)




INTRODUCCIÓN
La Primera Escuela de Circo Urbano constituyó y constituye una experiencia sin precedentes en la ciudad de Mar Del Plata. Pcía de Buenos Aires.y por ende en Argentina, corría el año 1994 cuando Joaquín Baldín toma la decisión de ponerla en funcionamiento, crea un estilo desconocido hasta entonces, genera e inventa la figura de Circo Urbano (inexistente hasta ese momento) organiza un plan de estudios que nunca se había dado en Argentina, sencillamente porque los artistas callejeros estaban mas conformes con ser simplemente artistas de la calle, que es muy meritorio pero que nada tiene que ver con el espíritu que Joaquín Baldín busca en la creación y sistematización de la definición Circo Urbano (nunca fue afecto a los términos tales como Nuevo Circo u otros.) Toma como modelo en especial, la Primera Escuela de Circo Criollo, creada y dirigida por los Hermanos Jorge y Oscar Videla en la Rep. Argentina, pionera en este género, y de la que egreso el Director de la Compañía de Teatro de Mimo y Arte Circense CHARIVARI, Joaquín Baldín. Por lo tanto: El Ente de Cultura de la Municipalidad de Gral. Pueyrredon por esos años adoptó la Escuela y brindó su colaboración y auspicio (Resoluciones nº 53/97 y 43/97 ). Dando así el espaldarazo a la creación del Artista Joaquín Baldín.
El Circo Urbano representa una síntesis de la expresión ciudadana en tanto reúne las características de ser una manifestación donde confluyen diversas formas de expresión artística y una forma de creación arraigada profundamente en nuestra cultura. Por sus orígenes, es una actividad en la que se propone la utilización de los espacios y elementos, tanto teatrales como aquellos no convencionales y que la definen como una propuesta de privilegiadas condiciones en sus posibilidades de producción y manifestación.
Dirigida a niños, adolescentes, adultos y docentes, las clases consisten en el aprendizaje de destrezas acrobáticas, comicidad circense, teatro de mimo, música artesanal, trapecio fijo, cuerda indiana, - sport acrobático, maquillaje, malabares, zancos, etc. y se dictaron,por primera vez desde 1996 enero de 1999, en el ex- Centro Cultural Gral. Juan Martín de Pueyrredon,( Hoy Centro cultural Osvaldo Soriano.) 25 de Mayo 3108.
De esta magnifica experiencia surgió la cantera de jóvenes actores y actrices de dicha ciudad con los cuales se puso en escena “Laberintus Circus.” “Circus Plop.” y “Charivari Circus Plop.” De estas obras cabe destacar que fueron premiadas y nominadas en diferentes eventos como el 1º Festival Nacional de Teatro Ciudad de Mar del Plata (En los cuales obtuvieron premios los Actores y el Director) y premios Estrella de Mar, en otro orden cabe destacar la Mención de Honor del Premio Faro de Oro por el Aporte al Desarrollo Circense (a Joaquín Baldín.)
Esta actividad había tomado tal trascendencia e importancia que la
Compañía de Teatro de Mimo, Danza y Arte Circense CHARIVARI ha tenido el honor de ser invitados a participar en el Tantanakuy Infantil, (1998) Festival que se organiza de la mano del prestigioso músico argentino D. Jaime Torres en la norteña pcía de Jujuy, así también participamos por ese entonces en XV Festival Nacional del Canto y la Música por la Vida y la Libertad (1999), la gira provincial de la Red Federal de la Cultura, entre tantas actividades, nuestro arte se paseo por los prestigiosos teatros Auditórium, Colón, etc. y durante los años 2000 y 2001 organizo en Madrid los ciclos "Circo del Sur" y "Circo de la Vaguada" junto a Ikebana Arte y Ocio, contando con la presencia de artistas de Cuba, Rusia, España, Hungria, Argentina, y de Marruecos entre otros. En esos años (hasta el 2006.) trabajaría (Joaquín Baldín.) tambien en Alemania. Francia. Suiza y Portugal con diferentes empresas y compañías de Teatro y Circo.
Volviendo a la Argentina las empresas comerciales recurrían a los artistas para promocionar sus productos a nivel publicitario y por supuesto que toda esta actividad no era ajena a otras compañías circenses y teatrales que sin dudarlo vieron como podían renovarse, en algunos casos y resurgir de las cenizas en otro(s) gracias a la calidad de los diferentes alumnos que pasaron y aprendieron en la Primera Escuela de Circo Urbano.
Hoy en el 2007 puedo decir con orgullo que aquel trabajo lleno de utopía y esfuerzo no fue en vano ya que diferentes alumnos triunfan en América y Europa con sus números y que varios artistas de cierta popularidad y diferentes medios de comunicación (tales como el Diario Clarín) ya hablan de "Circo Urbano" ...dijo Joaquín Baldín a la Prensa "...Que Padre no lleva con orgullo el crecimiento de un hijo y el "Circo Urbano." es mi Hijo Predilecto...lo cree desde lo más profundo de mi corazón y va dedicado a Don Teodoro Klein...y que los actuales artistas y generaciones venideras disfruten lo que un actor-mimo visualizo subido a un trapecio, hace ya mas de 12 años... El Circo Urbano ahora existe como figura que engloba al arte circenses y otras artes...y a mi me toco crearlo y tratare de hacerlo mas grande, para que nuestros niños y niñas tengan un espacio de desarrollo cultural y social..."

OBJETIVOS INTRODUCCIÓN
La actividad era arancelada dado que no contaba con subsidio alguno...
La Primera Escuela de Circo Urbano desea continuar con la maravillosa experiencia iniciada en Argentina y se propone como alternativa a la experiencias realizadas con éxito en Madrid, de la mano de la Asociación de Malabaristas.
Disponemos con un medio alternativo al servicio de las asociaciones intermedias con objetivos claros de ayuda a la niñez, sobre todo para las diferentes ONG que se destacan en esa labor (por ejemplo, niños de la calle, refugiados, exiliados por razones políticas o económicas, etc)
Deseamos revalorizar sus orígenes populares, respetando la enorme tradición circense Argentina, retornando a sus espacios tradicionales plazas, anfiteatros, espacios no convencionales.
Queremos brindar nuevas herramientas de enseñanza a docentes, aplicables en el ámbito educativo. Promover y alentar el aprendizaje en niños, jóvenes y adultos desde un trabajo en equipo, solidario, no competitivo, y en donde el único protagonista es el espectáculo.
Ofrecer una amplia y variada formación multidisciplinaria que posibilite la expresión de la cultura ciudadana y su problemática, su propia estética y su desarrollo.

FUNDAMENTOS PARA UN CREATORIO DE ARTE CIRCENSE
Historia y Bases de Creación para un Nuevo Circo Urbano. La Escuela de Circo Urbano nace de la necesidad de codificar la enseñanza del milenario arte circense. Hasta hace poco más de una década, la única forma posible de aprendizaje para cualquier persona que quisiera trabajar en un circo era: "la de un padre transmitiéndole a su hijo lo que a él le había transmitido su propio padre, y así sucedió por generaciones. La característica de enseñanza es que se aprende de pequeño" (Jorge Luis Videla)”. Es decir, los niños van aprendiendo y mamando desde adentro, en líneas generales, todo lo concerniente al circo y desde temprana edad se los prepara para que se destaquen en uno o más números de pista. Hace mas de 20 años se rompe el esquema de enseñanza tradicional y nace la Primera Escuela de Circo Criollo (Argentina.), creada y dirigida por los hermanos Videla (cuarta generación de artistas circenses). Ellos comienzan a expandir en forma popular las tramas y los secretos de pista que solo sabían unas pocas familias en aquel país. Este hecho histórico permite que resurja el viejo arte de circo tradicional ya que con el ingreso de artistas, que proviniendo de variadas experiencias, oxigenan y renuevan este arte.
Algunos años mas tarde y de la mano de la Asociación de Malabaristas de Madrid un grupo de Artistas residentes en España cumplen con el gran sueño de tener una Escuela de Circo que es pilar indiscutido a la hora de hablar de la renovación del Arte Circense en España, siguiendo con la senda escrita en primer lugar por la Escuela de Circo “Los Muchachos” en Bemposta, Pcía de Orense.
Con estos antecedentes, sumados al inigualable experiencia de la Escuela Nacional de Circo de París, o la ya mítica del Circo de Moscú, a partir del año 1991 en Buenos Aires en forma natural nos íbamos aglutinando artistas que proveníamos de distintas expresiones artísticas (actores, mimos, titiriteros, bailarines, músicos, escultores, etc.) Cada uno trajo consigo un bagaje de experiencias que se fueron mimetizando con lo más tradicional de los números de circo, entonces los espectáculos circenses y también los teatrales, ganaron en originalidad y prestigio. La característica de escuela de circo criollo está fundamentada en la enseñanza de acrobacia de piso (con toda su variedad de saltos ornamentales), números aéreos (trapecio, cuerda india, telas aéreas, aro aéreos, trapecio de vuelo, etc.), el arte de los malabares y si las características del curso acompañan, se enseñaban obras teatrales de origen criollo como por ejemplo, Juan Moreira, Hormiga Negra, etc., folclore tradicional, tango, etc. por esos años contábamos con el inigualable aporte creativo y educador de dos grandes historiadores e investigadores de la talla de la Sra Beatriz Seibel y D. Teodoro Klein, quienes aportaban a nuestro esfuerzo físico, toda la base histórica que nos permitió conocer pedagogicamente los orígenes de nuestro arte en la Argentina.

PORQUE ESCUELA DE CIRCO URBANO?
El desprendimiento ideológico que supone avanzar hacia un nuevo circo urbano se marca en la necesidad de modernizar y profundizar conceptos que históricamente rodearon al viejo arte circense. Si el mismo supo sobrevivir a lo largo y a lo ancho de la historia universal es y fue por su enorme poder de adaptación a los nuevos tiempos. En el plano estrictamente argentino tenemos que, a través de dos artes fusionados, se dio origen al Teatro Nacional (como tal), pues este hecho histórico se dio en 1886 en un circo criollo de primera y segunda parte. En la primera parte se nuclea específicamente todo lo concerniente a números de pista o picadero, ejemplo, trapecio sencillo, dúos, tríos, o cuartetos de acrobacia, alambre tenso, cuerda floja y marina, cuerda india, comicidad circense criolla, tonis, clowns, payasos, números ecuestres, etc. En la segunda parte, luego de un intervalo, se presentaba una obra teatral a cargo de toda la compañía. El hecho histórico del nacimiento del teatro nacional se dio un 6 de octubre de 1886, con la aparición del "Juan Moreira", cuya autoría es de Eduardo Gutiérrez, escritor y poeta Argentino.
La puesta estuvo a cargo de la familia Podestá, quienes utilizaron lo que se denominó por entonces, un género menor: la "pantomima de a caballo".
Con esta fusión de artes nace el teatro argentino que hasta ese entonces no tenía ni lugar ni espacio ni quienes impulsaran su desarrollo. El teatro clásico, en su enorme mayoría, pantomimas de origen europeo, llevadas adelante por compañías de teatro ligadas a las coronas de turno y/o compañías completas de comedia "dell'arte" eran las generadoras por excelencia de cualquier hecho circense - teatral ligadas al poder de turno.
La aparición de nuevas familias que, desprendiéndose de las ya instaladas en el plano cotidiano, dio un nuevo impulso al género circense - teatral de la época, familias como los Scotti, los Ratti, etc., como así también los Podestá, con sus propios desprendimientos de su ya mítica familia, fueron generando y haciendo su propia escuela.
La familia debía enseñar las distintas artes a sus descendientes para poder mantener diariamente su trabajo de intensas y agotadoras horas. Se les enseñaba todos los secretos de un buen acróbata, como así también lo que ellos denominaban el arte del saber decir que debía tener un actor.
También aprendían cómo se debía apuntar una obra, o algo tan diametralmente opuesto como ser un base en un dúo o trío de acrobacias (hombre fuerte que sostiene a otro sobre sus hombros).
Era común en la época, ver a un niño de doce años que ya tenía su número debutado en una pista, ver cómo confeccionaba su propio vestuario o cómo hacía una contorsión en un trapecio, y así transcurría, como en la actualidad, la vida de un artista de circo, de pueblo en pueblo, de plaza en plaza, plantando y desplantando las viejas carpas de lienzo. Con este esquema de trabajo, con durísimos sacrificios, se fue cimentando, gracias a estos precursores, el arte circense en el país, aunque limitándose, en la mayoría de los casos, solamente empresas familiares. Eventualmente, podían contratar, para trabajos menores y aprendizajes de números, a quienes no perteneciendo a la familia quisieran ingresar al mundo del circo. Esta forma de trabajo, y el no permitir en su momento la fusión con otras artes, trajo como consecuencia el estancamiento y empobrecimiento del arte circense, majestuoso por excelencia. Aún hoy podemos ver, en distintos circos que recorren el país, números que de una u otra forma, son los mismos que desde hace más de cien años; en sí no está mal, por cierto, que los números sean clásicos, lo que no satisface es la forma en que se presentan, cargados de una extrema superficialidad, desgano y falta de profesionalidad, sumándole la nula teatralidad que debe tener un número que se supone debe ser majestuoso.
Es cierto que la desaparición de empresarios serios dejó paso a oportunistas avenidos a empresarios, que por un costo mínimo pretenden que un trabajador que realiza tareas de mantenimiento en un circo, también realice los números artísticos. Esto se da porque los artistas que poseen números de pista con un importante despliegue, son denominados "números caros" y se ven obligados a emigrar a otros países.
Con la aparición de la primera escuela de circo Criollo de los hermanos Videla, sucede un fenómeno similar al que se dio con el resurgimiento a fines de los '70 con el Arte del Mimo: comienzan a aparecer artistas de todo tipo y nivel obligando a los artistas ya instalados en empresas circenses a renovarse y replantearse sus estilos.
Los actores - mimo en los '80 retoman por lo menos en Argentina, su origen popular, invadiendo cuanto espacio público o privado estuviese a su alcance, generando en el año 1992 el 7º Congreso y Festival Latino americano de Mimo, organizado entre otros por los Sres. Alberto Sava, Joaquín Baldín, Daniel Garber, Willy Manghi y la Sra. Martha Haller, base fundamental para la creación posterior de la Asoc. Argentina de Mimo. Tal como acontece hoy con el arte circense, los malabares y el teatro callejero. Por ese entonces, y luego del oscurantismo de la dictadura, era una gran cuota de oxígeno ver un mimo, en cualquier plaza, con su arte del silencio y la gestualidad.
Por esos días, miles de artistas de la más variada formación , sobre todo bailarines y actores, se incorporan a cuanta escuela de teatro o mimo existiese, para redescubrir qué era eso del "ser corporal". Fue así que en un par de años, decenas de esos estudiantes, comenzaron a desparramar sus filigranas corporales, algunos de forma totalmente olvidable, y otros con un estilo y virtuosismo para el recuerdo (lamentablemente una inmensa minoría).
De una u otra forma, lo importante por esos días era expresarse libremente y el objetivo fue logrado, entre otras artes, gracias al teatro de mimo. Haciendo un paralelismo histórico, encontramos que hoy el arte circense y el teatro callejero son una alternativa que adopta la juventud para poder trabajar en forma permanente ante la falta de recursos y así también poder expresarse libremente; no en vano, el teatro de mimo y el arte circense, en su mayoría están siendo abordados por estudiantes secundarios y universitarios que no tienen salida laboral. En los '80, y en forma simultánea a la explosión del teatro corporal de mimo que llegaba a su máxima jerarquía, con la ya histórica obra creada y dirigida por el señor Alberto Agüero, "El Circo", (arrasando con cuanto premio se cruzara en su camino, síntesis total del primer intento de fusión de artes que se dio en el país, teatro, mimo, acrobacia, danza, zapateo americano, etc.), una histórica familia circense radicada en el cordón industrial de la Provincia de Buenos Aires, se metía en problemas con otras familias circenses por romper con la tradición: los hermanos Videla comienzan a enseñar hacia afuera lo que por más de 200 años estuvo limitado al uso familiar.
Ponen su experiencia de cuatro generaciones, que comenzara Don Luis Videla (el Toni Pacusito) en el año 1910, al servicio del arte, con sus pericones y payadas, mixturadas con las acrobacias y sus cómicas cascadas ( término circense que significa caídas graciosas hechas por uno o más payasos). De los hermanos Videla surgen decenas de descendientes que hoy desgranan su arte a lo largo y ancho del planeta.
El Circo Urbano es entonces, una síntesis, en primer lugar ciudadana, porque sus exponentes suelen ser de extracción barrial, de clases populares y de formación artística amplia y variada, mientras que los artistas de circo criollo solían ser de extracción campestre, ligados a una formación de origen tradicional y nómada de aprendizaje como el que se quebró con la aparición de los hermanos Videla en el terreno pedagógico. En segundo lugar, es de origen popular porque sus raíces y su historia lo llevan por ese camino. En tercer lugar, es urbano porque en la acción se propone la utilización de todo espacio de origen teatral o no, convencional o no, escenario a la italiana o carpa de circo, galpones de fábricas abandonadas o espacios públicos entregados por el Estado. Todo esto para desarrollar las tramas escénicas que tengan que ver con propuestas teatrales de todo tipo y origen y que utilicen las técnicas del arte circense. El Circo Urbano propone como horizonte, la más amplia y variada formación interdisciplinaria que tenga que ver con el ser de la vida ciudadana y su problemática, su propia estética y su desarrollo, profundizando la mítica enseñanza que deja y dejó el circo criollo, logrando la mimetización de el espectáculo circense en todo su esplendor y el teatral con su origen, su desarrollo y su resolución en un solo estilo de teatro contemporáneo. Por eso, la Escuela de Circo Urbano tiene como base de enseñanza el Teatro de Mimo en su formación clásica y moderna, la danza y sus variantes: clásica, contemporánea, TAP - Dance, etc. y el Arte Circense: acrobacia de piso, números aéreos, trapecios, teatro corporal, zanquismo, pirofagia, malabares, sport acrobático, música artesanal, etc. dejando abierta toda posibilidad de anexar otras artes afines a efectos de crecer y conformar un nuevo arte popular que pueda brindar una herramienta que este fundamentalmente al alcance de los
niñ@s, herederos y continuadores naturales de nuestra historia artística.

Manifiesto fundacional de la Primera Escuela de Circo Urbano (Marzo 1995)
Joaquín Baldín (Creador de la Compañía de Teatro Mimo Danza y Arte Circense "Charivari")
Básicamente esta propuesta va dirigida a toda persona que entienda y quiera aprender a amar una forma de vida sana, solidaria, con fuertes lazos de compañerismo y camaradería, base absoluta e indiscutible para sostener la continuidad de este bello arte.

Anexos:
Hoy (en el 2007) y con mucho camino recorrido puedo decir que la experiencia de haber creado o mecanizado un estilo que se expandió por diferentes rumbos y espacios fué y es parte de un sueño cumplido, pero que aún está naciendo.
Cuando comenzamos a indagar y a investigar allá por los albores de los 90, los actores y actrices en argentina teníamos la necesidad de aprender y poner en marcha nuevas (viejas) técnicas artísticas que nos sirvieran para desarrollar y re definir nuestros trabajos actorales. De aquel núcleo original surgieron numerosos grupos y compañías que a lo largo y ancho del país fuimos desgranando nuevos espectáculos que sorprendían por su audacia en las puestas en escena, tanto a nivel teatral como a nivel de trabajos realizados en teatro de calle. Pronto fuimos ocupando diversos espacios escénicos que estaban muy dispersos, es decir, por un lado la danza, por otro el teatro de mimo o teatro corporal, por otro el teatro tradicional, los guiñoles, etc. en aquel tiempo comenzábamos a tener noticias de experiencias renovadoras y revolucionarias como el Cirque du Solei. Si tomamos en cuenta que por aquellos años la comunicación no estaba globalizada tal como la vivenciamos hoy día, era de suponer que lo que se estaba desarrollando a nivel mundial nos influenciaría. A poco de andar teníamos la posibilidad de ver las mejores realizaciones circenses que nuevamente pisaban aquellas tierras, como por ejemplo el Circo de Moscu o troupes venidas de la Rep. Popular de China.
Pero nosotros teniamos al alcance nuevas técnicas que debíamos desarrollar ¿pero que hacer con ellas? ¿como romper con tantos años de esquemas tradicionales? aún hoy recuerdo lo costoso que era para determinados "intelectuales" entender o asimilar que un actor o actriz podía "decir con el cuerpo" (su texto.) hasta aquí, bien, "pero era mimo...no teatro", si intervenía un guiñol, ya no era teatro...sino títeres...y que un actor escribiera una obra Circense -Teatral "era una payasada". Normalmente cada "Maestrito tenía su librito" y las zonas estaban muy acotadas.
Evidentemente mis primeras intenciones eran ciertamente abortadas, pero lejos de amilanarme, seguía adelante. Tuve la enorme suerte de contar con un gran "cómplice" en esta experiencia como D. Teodoro Klein a quien un día le expuse mis inquietudes y me alentó a desarrollarlas, fué él quien me regalo el nombre de mi compañía, allá por el 94, fué quién me enseñó por que debía ser "Charivari" y no otro nombre. Fue él quién me explicó el verdadero término de la palabra: Charivari (Xariveros) eran los artistas trashumantes que desarrollaban su actividad en la España del siglo XVII y XVIII, estos artistas, prestimanos, mimos, músicos, etc.iban danzando en forma desenfrenada por las calles de la aldea y se nucleaban en torno a una fiesta que podía montarse cuando "el señor de las tierras" (ligados generalmente a la nobleza) desposaban a una mujer en segundas nupcias, aquí los Xariveros desplegaban sus multilples habilidades que el pueblo disfrutaba plenamente, generalmente el tema era parodiar la diferencia de edad que podía haber entre los contrayentes, si un viudo se casaba con una mujer mucho menor, no solo era perseguido por la iglesia y demás autoridades, sino que tenían que soportar las parodias que en torno a este acontecimiento social hacían los actores. Estas fiestas o estas farsas burlescas duraban hasta la extenuación "Tratando de evitar el derecho de pernada". Este término fué adoptado por los cirqueros para definir el "Fin de fiesta de toda la compañía" o "Charivari final" D. Teodoro Klein entendió claramente el espíritu de la experiencia que por entonces llevaba acabo y me sugirió para la presentación de mi compañía que se realizo en la "Fiesta de Barracas" que se realizaban en el viejo paseo Agustín Bardi de Buenos Aires.
En el año 1993 aparece la primera germinación de "Laberintus Circus", con la presentación en diversos eventos culturales de "El Sr. Plop por las alturas de la poesía" pero no es hasta el año siguiente en que surge la primera versión de "Laberintus..." Nace la Compañía de Teatro- Mimo- Danza y Artes Circenses "Charivari" y luego de un largo año de trabajo el 5 de noviembre de 1995 se estrena el espectáculo en el paseo Agustín Bardi ("Fiesta en Barracas") organizado por el Ateneo Cultural Barracas y la Escuela de Circo Criollo. Aquel primer elenco estaba integrado por Ma. Noel Arce. Gabriela Barach. Julieta Dentone. Ana Carolina Fernandez Alonso. Marcelo Grillo. Andrea Maina. y Joaquín Baldín (Idea. Puesta y Dirección).
Pero como definir algo que no era circo, pero si, algo que no era teatro, pero si lo era, algo que era también danza y muy visual, una experiencia que salia de sus espacios naturales y se trasladaba a la calle, o a un galpón, algo que estaba muy influenciado por las artes plásticas. Recuerdo que me preguntaban ¿Artes plásticas, circo, teatro y danza? es un variete, me decían, pero no lo era, ¿entonces que era? Pues era la fusión de diversas artes extraídas de expresiones populares y que nucleadas en torno al espíritu del originario Circo Criollo (Que como dije anteriormente era de primera y segunda parte) eramos circo porque proveníamos de sus raíces y urbanos porque habitábamos y nos desarrollábamos culturalmente (a diferencia del Circo Criollo.) en las grandes ciudades, utilizando todo el bagaje cultural que traíamos de nuestras diversas experiencias anteriores. en el año 1996 nace en Mar del Plata Provincia de Buenos Aires la Primera Escuela de Circo Urbano de cuya actividad surgen numerosos artistas y espectáculos hasta el día de hoy. En el año 1999 se genera un paréntesis (solo interrumpido para dar diversos cursos ligados al circo.) La Primera Escuela de Circo Urbano retomará sus actividades este año enfocándola en su esencia y dedicada a generar espacios y posibilidades reales para que los "Chicos de la calle" tengan una oportunidad de aprender un oficio.
Hoy veo, leo y observo con orgullo que varios funcionarios culturales, gentes del arte, y a algunos empresarios y periodistas denominan a los artistas callejeros y/o a sus actividades como "Circos Urbanos" es gratificante ver que una idea mía tan sana y mejorable se haya instalado en el decir popular. Cuando decidi poner este nombre a mi actividad, fué curioso y en su momento solo aceptado y apoyado por mis Maestros los Hnos Videla que visionaron con claridad (una vez más) que el circo se seguía adaptando y sobreviviendo a los nuevos (Viejos) tiempos. Ellos entendieron que nuestra actividad docente debía tener una clara planificación, ellos en una primera época transmitían sus conocimientos tal como lo habían aprendido "De padres a hijos" la Primera Escuela de Circo Urbano esquematizo y planifico las diferentes actividades que conformaron un primer plan de estudios.
Por todo esto es que hoy reafirmo mi idea original y primigenia recordando lo que escribí y viví plenamente hace diez años:
"El Circo Urbano es entonces, una síntesis, en primer lugar ciudadana, porque sus exponentes suelen ser de extracción barrial, de clases populares y de formación artística amplia y variada, mientras que los artistas de circo criollo solían ser de extracción campestre, ligados a una formación de origen tradicional y nómada de aprendizaje como el que se quebró con la aparición de los hermanos Videla en el terreno pedagógico. En segundo lugar, es de origen popular porque sus raíces y su historia lo llevan por ese camino. En tercer lugar, es urbano porque en la acción se propone la utilización de todo espacio de origen teatral o no, convencional o no, escenario a la italiana o carpa de circo, galpones de fábricas abandonadas o espacios públicos entregados por el Estado. Todo esto para desarrollar las tramas escénicas que tengan que ver con propuestas teatrales de todo tipo y origen y que utilicen las técnicas del arte circense. El Circo Urbano propone como horizonte, la más amplia y variada formación multidisciplinaria que tenga que ver con el ser de la vida ciudadana y su problemática, su propia estética y su desarrollo, profundizando la mítica enseñanza que deja y dejó el circo criollo, logrando la mimetización de el espectáculo circense en todo su esplendor y el teatral con su origen, su desarrollo y su resolución en un solo estilo de teatro contemporáneo."
Joaquín Baldín (Madrid Febrero 7 del 2006)
"Un baúl trashumante. Un trapecio colgado bajo el puente de un ferrocarril...en un mítico pasaje de Barracas...y la magia de un mimo contando una historia de amor en una tarde de domingo...Si esto no es la poesía, la poesía donde está? Solo Baldín tiene esa respuesta..." D. Teodoro Klein (Premio Pepino 88 a la Investigación Teatral) Historiador e Investigador Teatral Argentino. (QDP)
Queda prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin previa autorización de su autor intelectual. (Joaquín Baldín.)

No hay comentarios:

Archivo del blog

Que buscas?

Páginas vistas en total